En muchas ocasiones no conocemos este tipo de errores y caemos en ellos sin darnos ni cuenta. En realidad, hay tantos factores que influyen en el SEO de una web y cambian tan rápidamente que es muy difícil tener el control de todos.

 

Si quieres estar alerta y no caer en ellos, a continuación, veremos 7 errores que pueden poner en peligro el SEO de tu sitio web.

 

 

1. Olvidarte de los que acceden a través del móvil

Hasta hace bien poco, pensábamos que con solo poseer una versión móvil o responsive de tu web era suficiente, pero ya no. Google ha lanzado el Mobile First Index, un algoritmo que prioriza la versión móvil frente a la de ordenador a la hora de indexar tu web. Así que, además de tener un sitio web que se adapta a todas las pantallas, tiene que estar bien optimizada si no quieres perder posiciones en Google.

 

 

2. No prestar atención a la meta descripción

La meta descripción es una etiqueta HTML que facilita una descripción o pequeño resumen del contenido de la página a los buscadores. Y, aunque no sea un factor definitivo a la hora de posicionar una página, sí que es fundamental para atraer visitas a tu web. Si lo consigues, tus métricas mejoran, y esto Google sí que lo valora.

 

Con un buen texto puedes conseguir que hagan clic en tu web. No es lo mismo que Google tome por defecto cualquier texto de tu página como, por ejemplo, el aviso de cookies, a que tú definas la descripción que quieres que se muestre.

 

 

3. Mal uso de los títulos (h1, h2…)

Si quieres que Google reconozca los títulos y subtítulos de tu página, debes identificarlos como tal. Para ello, es necesario clasificarlos con las etiquetas HTML correspondientes:

  • Título: <h1>Título de la página</h1>
  • Subtítulo: <h2>Subtítulos de la página</h2>
  • Secciones: <h3>Secciones de cada subtítulo</h3>

Es importante no saltarse este orden. Es decir, si tienes un h3, antes debe existir un h2 y un h1 para que la web esté bien estructurada y Google pueda interpretar correctamente su contenido.

Además, es fundamental para SEO que trates de incluir de manera natural las keywords en estas etiquetas. De hecho, si trabajas con WordPress y utilizas un plugin para SEO como Yoast, ya te recomienda incluir tu palabra clave objetivo en el título de cada post y, por lo menos, en un h2.

 

 

4. Enlaces rotos

Los enlaces rotos son las URLs de tu web que, o bien fueron escritas de manera errónea o son direcciones que ya no existen.

 

El hecho de que un usuario encuentre un enlace roto en tu web, ya sea interno (hacia otra página de tu web) o externo (hacia otra web), puede perjudicar a su experiencia de usuario. Estos errores pueden restar credibilidad a tu web y, muy importante, dificultan la indexación de tus páginas. Google puede considerar que tu web está desactualizada y penalizarte por ello.

 

Por tanto, te recomiendo que, cada cierto tiempo revises tu web en busca de enlaces rotos. Algunas de las herramientas más utilizadas son las Herramientas de Google WebmasterW3C Link Checker.

 

5. No has establecido tu dominio preferido

Seguro que te has fijado en esto más de una vez: ¿por qué algunas direcciones funcionan con “www” y otras no?

 

Como propietario de un dominio y de una web, puedes elegir cómo quieres que se muestre tu dominio en los resultados de búsqueda (https://www.tudominio.com o https://tudominio.com).

 

Para evitar que Google trate la versión con y sin “www” como si fuesen referencias diferentes (podría interpretarlo como contenido duplicado), es necesario que verifiques la propiedad de los dominios a través de Search Console y, posteriormente, selecciones tu dominio preferido.

 

 

6. Subestimar el poder de las imágenes

Utilizar imágenes en tu web es clave para impactar y atraer la atención de tus visitas. Pero, ¿subimos la imagen así, sin más? No.

 

Cuando incluimos una imagen en nuestra web, debemos sacarle el máximo partido para que cuente para SEO, igual que el contenido en formato texto. Para ello, es muy importante siempre nombrar las imágenes correctamente y cubrir los campos Title y Alt de tu imagen.

 

 

7. Seguridad web: la gran olvidada

El malware no discrimina, aunque tengas una web personal o un pequeño ecommerce puedes ser víctima de un ataque. Por ejemplo, un hackeo a una web no solo afectará a la experiencia de quienes la visitan, sino que puede afectar a tu reputación y a la credibilidad de tu marca.

 

¿Y qué pasa cuando Google se da cuenta? Esto es quizá la peor parte de todas. Cuelga en tu web un cartel alertando sobre la peligrosidad de tu web, algo como “El sitio al que estás intentando acceder contiene software malicioso.”

Evitarlo está en tus manos. Analiza tu página a diario, elimina el malware y supervisa las listas negras de Google. Si la herramienta detecta algún problema, te envía una alerta para que puedas revisarlo de inmediato.

Mejores softwares de Automatización de Marketing para este 2021
Mejores softwares de Automatización de Marketing para este 2021
4 TIPS PARA APARECER EN LA PRIMERA PÁGINA DE GOOGLE
4 TIPS PARA APARECER EN LA PRIMERA PÁGINA DE GOOGLE

Buscar

    ¿Quiéres aprender a crecer tu empresa?

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Nosotros también odiamos el SPAM por eso nos comprometemos a NO hacerlo, tu información está segura con nosotros.